Lector, no hallarás aquí
reflector hacia lo cierto,
que sólo un candil poseo
amén de enemigo al viento.

Contra el viento, más cerillas
y alcanzo a ver mi camino;
son testigos, las cerillas,
de su tramo de sendero.

Aquí sólo encontrarás
un muy ralo cenicero.






Último     Volver     Siguiente